Prevenir es mejor que curar

La prevención en la salud es la base del bienestar, la predisposición a afrontar los problemas que surjan y una mejor capacidad de poder resolverlos en menor tiempo y con mejores resultados.Los temas de la prevención y el estado físico son para nosotros de una gran importancia.

 

Es por ello que desde la Clínica de Fisioterapia Aleixandre trabajamos incansablemente en inculcar los conceptos necesarios para enseñar una buena prevención que haga que sea el propio paciente quien aprenda cómo adelantarse a sus lesiones y a sus patologías.

 

En esta página no faltarán consejos y ejercicios adecuados para realizar una adecuada prevención y empezar a mejorar su calidad de vida y su salud.

Nuestros consejos de oro para la prevención y un buen estado físico

Lleva una vida sana.

Si,si, ya sabemos que es lo típico que nos dicen en todas partes, pero, es una realidad. Una vida sana ayuda a mejorar la calidad de vida, la capacidad de vivir más y mejor y por supuesto de disfrutar. Y para ello, no hace falta someterse al entrenamiento de los grandes campeones, sino mas bien, reordenar algunos conceptos y ser un poco mas cuidadosos con la máquina que tenemos, que hay que recordar, solo tenemos una.

Fundamentalmente, unos pasos muy sencillos:

- Bebe agua, al menos 2 litros diarios.

- Realiza una actividad deportiva. Trabajar es muy cansado, pero no es una actividad deportiva. La diferencia está en que una actividad deportiva nos lucra, nos divierte y entretiene, a la vez que nos mueve el corazón.

- Descansa al menos 8 horas. Toda maquina necesita de su preciso descanso, y hay que dárselo, que se lo gana siempre.

-Vigila tus posturas. Sólo con acordarte de que tienes que vigilar tus posturas, las corregiras. Así que se un poco presumid@ y mirate en los escaparates y mira como andas de agachado y estirate, o sientate correctamente o piensa dos veces como coger esa caja de carton.

- Come sano, por supuesto. Fruta, verduras, pescados,carnes...todo tiene cabida en su justa medida. Procura no abusar de aquello que sabes que no es tan sano, como los rebozados, harinas, bollerías...

- Calienta y estira, antes de tus actividades y despúes de ellas. Parece que no, pero incluso antes de nuestra jornada de trabajo, deberíamos preparar el cuerpo para someterla a ella, y una vez terminada, darle la pauta para que se relaje hasta el siguiente día.

- Trabaja cuerpo y mente. Igual que hacemos deporte y cuidamos el cuerpo, hay que cuidar la mente. Aprende a relajarla, a no seguir dándole vueltas a temas de trabajo cuando estás en casa, entrena como encontrar las soluciones y como deshacerse de los problemas que no lo son. Mantener una aptitud positiva es una buena gasolina para nuestra máquina.